Merecimiento como camino hacia la prosperidad

Como seres espirituales conectados con la fuente inagotable de prosperidad y sabiduría, Somos merecedores de todo cuanto existe.


Si nos creemos no merecedores, así es cómo se tornará nuestra existencia.

Entender que no eres inferior ni superior, que simplemente eres, nos conduce a la verdad.


Renunciar a la comparación en los tiempos que corren, no es mirar de reojo al otro, no es sentir que el otro es otro, formamos sociedad con el resto de seres, no es una competición en la se juzgue con pensamientos o palabras.


Como el resto de seres quiera vivir su existencia, no te pertenece, no te debe de importar si deseas que tu existencia sea próspera.


Desde nuestra niñez nos enseñan a medirnos y compararnos, sin reparar en que somos iguales, buscamos constantemente la aprobación de maestros y padres, buscando sobresalir en algún aspecto de nuestra vida, creyéndonos así mejores que otros, merecedores de premios.


Preguntémonos en que basamos nuestra valía y nuestro merecimiento,

Cuáles son nuestros patrones de conducta antes la prosperidad.


Salgamos de esa hipnosis mental en la que estamos sumidos, para ser más nosotros, ayudando a los demás a encontrar su propia valía en lugar de juzgar sus vidas.

 


93 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ahimsa